Inicio Empresa y emprendimiento Preaviso de despido

Preaviso de despido

317
Preaviso de despido

¿Cuándo es necesario un preaviso de despido? ¿Debo exigir a mi jefe y/o empleador el pago de una indemnización por esos días? ¿Es correcto que me despidan sin previo aviso?

¡Te respondemos todas tus dudas a continuación!

Qué es el preaviso de despido

El preaviso de despido es la noticia anticipada del cese de la relación laboral que el empleador debe emitir al empleado, siempre y cuando el tipo de despido lo precise. Esta notificación debe ser presentada en el plazo de los 15 días previos a la finalización de la actividad laboral. También debe ser entregada de forma escrita, ya que el preaviso de despido no tendrá validez en caso de que se realice de forma verbal.

Si eres el empleado que acaba de recibir la carta de despido, te puede interesar ver la siguiente aplicación que te permite calcular el finiquito y la indemnización por despido.

Cuándo corresponde emitir un preaviso de despido

Legalmente, el preaviso de despido solo viene contemplado en casos de despidos objetivos, para lo cual el empresario contará con 15 días y podrá optar por abonarlo junto con la carta de despido (la fecha de la carta y del despido objetivo deberán coincidir). En este caso el abono debería hacerse en el mismo momento. Pero también el empresario podría optar por conceder el plazo de preaviso, con lo que la carta de despido (conteniendo la causa objetiva) se entregaría en un plazo determinado y, pasados quince días, se produciría la extinción del contrato. Es en ese momento preciso cuando se empezaría a contar el plazo de 20 días del que dispone todo trabajador para poder reclamar su despido en caso de que lo considere necesario.

Llamamos “despido objetivo” al que se efectúa cuando las causas provienen de factores propios de la empresa. En caso de que la empresa no emita el comunicado del preaviso por escrito, se vería en la obligación de indemnizar al trabajador por cada día de falta, es decir, por los 15 días en los que no avisó según se indica en el artículo 53 del Estatuto de los Trabajadores.

Pero puede haber otro tipo de situaciones en las que también deba hacerse un preaviso de despido, como por ejemplo en aquellos contratos que lo reflejen en alguna de sus cláusulas como obligatoriedad ante cualquier tipo de despido, y no solo de causas objetivas, si bien es cierto que este tipo de situación ya no viene reflejada en el estatuto de los Trabajadores.

Existen también otras situaciones en las que el preaviso de despido no es obligatorio por parte del empleador, y son las siguientes:

·       Despido disciplinario

Se entiende como despido disciplinario aquellas ocasiones en las que el trabajador incumple con el contrato conformado por ambas partes, por lo que el empleador no tiene ninguna obligación de emitir un preaviso, ni tampoco de pagar una indemnización.

·       Despido improcedente

En muchas ocasiones es posible que el motivo del despido no sea por motivos disciplinarios ni tampoco objetivos, por lo que la empresa reconoce desde un primer momento que el despido es improcedente, ya sea por causas económicas, falta de adaptación del trabajador o cualquier otro motivo. En estos casos el preaviso de despido es innecesario, ya que la empresa asume desde el momento cero la responsabilidad de indemnizar al trabajador.

¿Cuál es la forma correcta de emitir un preaviso de despido?

Como mencionamos anteriormente, el preaviso se debe efectuar de manera escrita y formal, y para ello es necesario que el preaviso incluya la carta de despido en la que se detallan los motivos concretos por los cuales es trabajador es despedido de la empresa. En este sentido, debemos tener claro que no tendrá validez en este proceso un aviso verbal, ni una notificación por escrito que no constituya una carta de despido formal.

¿Qué sucede si la empresa no cumple con el preaviso?

Si la empresa efectúa un despido objetivo en donde es obligatorio conceder 15 días de preaviso al trabajador, pero a la hora de la verdad no lo hace, deberá pagar al trabajador por ese periodo de tiempo en el finiquito. En concreto, la empresa deberá pagar al trabajador un día de salario por cada día de preaviso incumplido.

¿Qué pasa si la empresa no cumple con el preaviso y tampoco quiere pagar los 15 días correspondientes?

Como todo puede darse en la vida, existe la posibilidad de que la empresa despida al trabajador y no quiera pagar tampoco los 15 días en el finiquito por la falta del preaviso. En estos casos, el trabajador podrá apelar ante un juez para que el despido sea declarado como improcedente y pueda percibir así una justa indemnización. Si el juez considera que el trabajador tiene razón y declara el despido como improcedente, la empresa deberá abonar una indemnización, pero no deberá hacerse cargo de los 15 días de preaviso ya que no corresponde en los despidos improcedentes.

Otro posible escenario es que el juez considere que la empresa sí tenía los motivos necesarios para despedir al trabajador. En ese caso, las resoluciones varían dependiendo del motivo o motivos que declare la empresa. Si la empresa argumenta, por ejemplo, una falta de cumplimiento de las obligaciones o alguna falta grave por parte del trabajador, no deberá pagar ninguna indemnización, ni tampoco efectuar un preaviso, ya que el despido sería catalogado como disciplinario.

Del mismo modo, si la empresa argumenta que sus motivos provienen de factores internos propios de la empresa (como pérdida de clientes, baja considerable en ventas, etc.), de igual forma el despido será catalogado como improcedente y la empresa debería pagar una indemnización al trabajador.

Otros tipos de preaviso que pueden darse

Existen otros motivos en los cuales no es necesario efectuar un despido, pero sí es obligatoria la notificación de un preaviso, y es el caso de los contratos temporales mayores a un año. Aunque en el caso de un contrato temporal no se trata de un despido exactamente, sino de un fin de contrato, igualmente será obligatorio por parte de la empresa dar notificación sobre el fin de la relación laboral con un período de 15 días de antelación. Eso sí, debemos tener en cuenta que este tipo de preavisos solo serán obligatorios cuando nos encontremos ante contratos temporales firmados con superioridad a un año.