Marketing Mix, Producto, Precio, Personalización y localización (Place)

Qué es el marketing Mix y cómo implementarlo

El marketing es una disciplina en constante evolución que siempre persigue el objetivo de encontrar los métodos de comunicación y relación perfectos entre usuarios y marcas. En este sentido, el marketing mix es una de las últimas tendencias en este universo y cada vez goza de mayor número de adeptos. Nuestro propósito, en esta ocasión, es explicarte en qué consiste y cómo puede ser implementado en tu campaña y tus estrategias.

¿Qué es exactamente el marketing mix?

Como podrás imaginar teniendo en cuenta su nombre, el marketing mix puede considerarse como una mezcla o un cóctel de herramientas, variables y estrategias que deben implementarse en la campaña con el objetivo de alcanzar los objetivos de la organización. Si bien es cierto que es aplicable a cualquier ámbito, suele aparecer con mayor asiduidad en el universo digital y girar en toro al consumidor.

El marketing mix también abarca las 4 “P” del marketing tradicional: Producto (‘Product’), Precio (‘Prize’), Punto de Venta (‘Place’) y Promoción (‘Promotion’). Pero, además, añade otras 3 “P” propias del marketing de servicios: Proceso (‘Process’), Usuarios (‘People’) y Evidencias Físicas (‘Physical Evidence’). Por si fuese poco, tampoco se olvida de las 4 “C” que tanta importancia tuvieron en el marketing durante los años 90: Consumidor (‘Consumer’), Coste (‘Cost), Comunicación (‘Communication’) y Conveniencia (‘Convenience’).

Teniendo en cuenta lo que acabamos de decir, la denominación de marketin mix viene como anillo al dedo en este caso. A tenor de toda la información aportada por esos elementos de estudio, esta disciplina persigue el objetivo de colocar el producto adecuado, en el momento apropiado, en el lugar indicado y al precio justo para lograr su venta y la satisfacción del cliente.

¿Qué factores intervienen en el marketing mix?

Son varios los factores que influyen de forma directa sobre las estrategias de marketing mix que se quieren aplicar. En este sentido, podemos empezar hablando del precio, elemento respecto al cual habrá que tener en cuenta el que ya han establecido en el mercado la competencia directa a la que deseas superar. El propósito es saber cuál es el valor ideal de lo que comercializas para conseguir que sea atractivo y competitivo para el consumidor.

Además, el apartado de la distribución no es menos importante. Esto se debe, fundamentalmente, a que el almacenamiento, los intermediarios y la relación mantenida entre ellos, así como los puntos de venta elegidos, juegan también un papel clave en el éxito de tu nivel de ventas y de tu estrategia de marketing.

Finalmente, también debemos hacer referencia a los factores relacionados con la promoción de los productos y servicios que ofrezcas. En concreto, esta ha de saber representar las posibilidades y los beneficios de los que podrán disfrutar los consumidores al poseerlo, así como lograr que se identifique fácilmente y que genere la mayor demanda posible en el público. En este sentido, resulta indispensable partir de la base que marcan los objetivos a corto, medio y largo plazo que te marques.

¿Cómo se implementa el marketing mix en una estrategia de ventas?

En este apartado vamos a hablar acerca de cómo se debe implementar el marketing mix en el plan de negocio para potenciar las ventas. Sin embargo, vamos a hacer una distinción entre una estrategia enfocada al mercado físico o tradicional y otra dirigida al universo online. La primera es complementaria de la segunda, aunque no a la inversa.

Implementación del marketing mix tradicional

Para implementar una campaña de marketing mix convencional, es necesario establecerla a partir de las 4 “P” del marketing a las que hicimos referencia anteriormente:

1. El Producto

El producto, ya sea tangible o intangible o tenga forma de bien o servicio, debe estar destinado a satisfacer las necesidades de un determinado colectivo de personas, que son consideradas como el público potencial u objetivo. En este punto, efectuar una investigación de mercado en el que se detallen las necesidades de este ‘target’ y desarrollar la ideal en base a ellas resulta fundamental.

Sin embargo, este proceso no acaba una vez que se lanza el producto. Y es que este tendrá una etapa de crecimiento, otra de madurez y una última de declive. El objetivo de seguir haciendo estudios en torno a él es el de alargar al máximo la primera y la segunda y retrasar todo lo posible la llegada de la última mediante la estimulación de la demanda.

2. El Precio

El precio es, fundamentalmente, el coste que tendrá que pagar el consumidor para poder disfrutar del producto. De él no solo dependerá que el público se fije en él, sino también los beneficios que logrará tu empresa, lo que se traducirá en su supervivencia en el mercado o no. Este es el motivo por el que resulta un aspecto fundamental en cualquier estrategia de marketing mix.

También está influido por la demanda existente, la calidad de los componentes y la imagen de marca que se desea transmitir. Por ejemplo, piensa en Apple y en su teléfono iPhone. Probablemente, no es el ‘smartphone’ más potente del mercado, pero sí el más caro. Sin embargo, los consumidores lo consideran un producto exclusivo y diferente, lo que les motiva a comprarlo.

3. El Lugar de Venta (‘Place’)

Este punto también abarca la distribución. En cualquier caso, el propósito de cuidar este apartado dentro de la estrategia de marketing mix es el de lograr que sea accesible y visible para lo potenciales consumidores. Por ello, el éxito o el fracaso en él depende del profundo conocimiento de tu público objetivo.

4. La Promoción

En la promoción o publicidad no solo se trata de dar a conocer el producto, sino también de crear una imagen de marca que cale en el público y de hacerla identificable en cualquier parte. Dentro de este apartado hay que tener en cuenta, además, las relaciones públicas y la organización de ventas.

Implementación del marketing mix en el entorno digital

El modelo de implementación del marketing mix en el entorno digital también gira en torno a 4 “P”. Sin embargo, estas no son las mismas que las detalladas anteriormente, si bien es cierto que las utilizan como base:

1. La Personalización

En Internet, resulta indispensable la creación de productos pensados y adaptados a las necesidades reales de los consumidores. Este es el motivo por el que la segmentación del público es especialmente importante para los negocios que operan a través de este medio. Solo así es posible encontrar lo que se busca y alcanzar el éxito.

2. La Participación

Para triunfar en los medios digitales hay que crear una comunidad y cuidar al máximo de ella ya que esta es la única forma que existe de aportar valor añadido. Los nuevos consumidores, cuando se interesan por una marca, buscan contenidos de calidad que puedan ayudarles, experiencias de otros usuarios que sean positivas y que les hayan llevado a compartirlas y un rápido ‘feedback’ en caso de tener algún problema. Una herramienta de fidelización básica.

3. El ‘Peer to Peer’

Hace mucho tiempo que la publicidad y el marketing directo dejaron de tener un impacto en la decisión de compra de los consumidores. Y es que estos prefieren confiar en la opinión de un amigo o, en su defecto, de un especialista, que suele recibir el nombre de ‘influencer’, que le reporte confianza a la hora de decidirse por la compra de un producto determinado o por otro. Estas recomendaciones de terceros pueden ser inducidas por una buena estrategia de marketing mix que lleve al usuario a la opinión que la compañía vendedora desea que lea.

4. Las Predicciones

Hoy en día, gracias a las diversas técnicas de análisis del comportamiento del consumidor, es posible predecir sus acciones futuras con el propósito de diseñar acciones que den en la diana. Para ello, es vital el uso de herramientas específicamente diseñadas para ello como, por ejemplo, Google Analytics.

Un universo lleno de posibilidades

En definitiva, ya cuentes con un negocio online o uno físico, el marketing mix, apoyado en los conceptos que hemos explicado y combinándolos todos, es capaz de lograr una estrategia de ventas acorde a lo que el público busca y necesita. Por ello, no es de extrañar que, a pesar de su complejidad, se haya convertido en indispensable para las marcas.

¿Nos ayudas a compartir?