Los paraísos fiscales

Paraiso_fiscal_2

No hay una definición internacionalmente reconocida para el concepto de “Paraíso Fiscal”. Pero resulta evidente que un país, puede resultar atractivo para su utilización con motivos fiscales en relación con su uso para realizar inversiones, crear sociedades, etc. En este sentido, el uso de la aceptación “Paraíso Fiscal” se ha ido viendo paulatinamente mezclado, cuando no sustituido, con el de “tributación atenuada”.

La existencia de un paraíso fiscal o de un país de tributación atenuada lo es siempre con en relación con países de alta tributación. Los países con alta tributación, de la que los potenciales usuarios de los paraísos fiscales pretenden huir, utilizan igualmente sus instrumentos de defensa para evitar estas huidas. Las medidas de defensa suelen ser más sencillas de utilización si se basan en la colaboración del otro país concernido. Resulta evidente, por razones obvias, que si un país ha establecido un esquema impositivo con ánimo de atraer inversiones, operaciones financieras o demás, no se hallará especialmente predispuesto a concertar acuerdos restrictivos de cara a su clientela.

Para que un país pueda considerarse paraíso fiscal, debe de reunir si no una por lo menos un número de las siguientes características generalmente aceptadas:

  • Nula o muy baja imposición sobre rentas del capital
  • Secreto bancario y comercial
  • Inexistencia de control de cambios
  • Importancia de la institución bancaria
  • Excelentes comunicaciones
  • Inexistencia de tratados o convenios fiscales

 Se han generalizado según Andre Beauchamp seis tipos básicos de paraísos fiscales:

  1. Países en los que no existe imposición de las rentas ni plusvalías de capital. Ej. Bahamas, Bermudas, Cayman o Mónaco.
  2. Países en los que el impuestos sobre las rentas o beneficios se establece tomando en consideración la base territorial, es decir, se eximen las operaciones realizadas fuera del territorio. Ej. Hong Kong, Liberia o Panamá.
  3. Países con tipos impositivos bajos, para operaciones off-shore. Ej. Liechtenstein, Suiza, Islas Vírgenes o Islas Canal.
  4. Países con ventajas específicas a las sociedades holdings o a las sociedades off-shore. Ej. Luxemburgo y Holanda.
  5. Países que ofrezen exenciones fiscales a las industrias creadas para desarolla la exportación. Ej. Irlanda.
  6. Países que ofrecen ventajas específicas diversas.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *