Inicio Empresa y emprendimiento EL ANÁLISIS SECTORIAL Y LAS 5 FUERZAS DE PORTER

EL ANÁLISIS SECTORIAL Y LAS 5 FUERZAS DE PORTER

39
Las cinco fuerzas de Porter

¿A quién le resulta familiar el nombre de Michael Porter? Los expertos en economía y negocios, así como los estudiosos de la dirección de empresas, le deben mucho a este economista e ingeniero estadounidense, que todavía se encuentra en activo. Entre las aportaciones contemporáneas de Porter a la competitividad e innovación, reflejadas en casi una veintena de libros y en numerosos reconocimientos académicos, destaca una herramienta de gestión que se ha convertido en fundamental para analizar los sectores económicos y las empresas. Dicho modelo recibe el nombre de las 5 fuerzas de Porter, fue creado en el año 1979, y continúa estando desde entonces en plena vigencia.

¿En qué consisten las denominadas “5 fuerzas de Porter”?

El modelo creado por el economista Michael Porter permite conocer el nivel de competitividad de un sector o empresa. Si tienes pensado crear una, necesitarás saber qué competencia te vas a encontrar, cómo son los usuarios que consumen los productos en tu sector, qué proveedores hay, qué barreras existen para la introducción de nuevas compañías y qué rentabilidad puede conseguirse en dicho ámbito económico. Las respuestas a estas y a otras preguntas claves para el éxito de tu negocio, puedes obtenerlas utilizando el análisis sectorial de las 5 fuerzas de Porter. Gracias a este modelo de análisis serás capaz de elaborar un plan de negocios eficaz con el que superar a la competencia y hallar tu nicho en el mercado al que te dirijas.

En un entorno cada vez más competitivo y con una gran rivalidad, las 5 fuerzas de Porter son más necesarias que nunca para utilizar perfectamente los recursos disponibles y superar a los rivales, asegurando la rentabilidad para un buen proyecto a largo plazo. Así pues, las 5 fuerzas que, según Porter, existen en todos los sectores y que hay que conocer perfectamente son:

  1. Poder de negociación con los clientes.  Es la capacidad que tienen los clientes o los compradores para obtener mejores precios y condiciones de los productos o servicios. Si los clientes cuentan con muchas marcas o productos sustitutos entre los que elegir, están bien organizados, compran grandes volúmenes o están concentrados… su poder de negociación será alto. Un poder de negociación de los clientes demasiado alto no es nada beneficioso para las empresas y afecta al equilibrio del sistema, pues las compañías tendrán muchas más dificultades para lograr una rentabilidad mínima con la venta de sus productos o servicios.
  2. Poder de negociación de los proveedores. En este caso la capacidad de influencia está determinada por el poder de los proveedores para imponer precios más altos. Porter nos explicó al formular esta fuerza que, por lo general, cuanto menos proveedores haya en un sector empresarial, mayor será su poder de negociación. Una menor oferta de materias primas permite a los proveedores incrementar sus precios con facilidad. Otros factores que aumentan el poder de estos proveedores es la carencia de productos sustitutos o el hecho de que las empresas efectúen compras de poco volumen.

Si una empresa quiere disminuir el poder de negociación de los proveedores, una buena opción es, si no se puede absorber o comprar a dichos proveedores, el producir nosotros mismos las materias primas que necesitemos.

  1. Riesgo de entrada de nuevos competidores.  Si resulta muy sencillo el ingreso de nuevas empresas en un sector determinado, el nivel de competencia será mucho mayor. No obstante, lo habitual es que no sea particularmente fácil acceder a un mercado por parte de nuevas empresas debido a la presencia de diversas barreras. Los obstáculos de entrada más comunes son los elevados aranceles, la falta de experiencia, las dificultades para acceder a canales de distribución o la necesidad de fuertes inversiones de capital.
  2. Riesgo de entrada de productos sustitutos. Los bienes sustitutos compiten en un mismo mercado y ofrecen una alternativa a productos o servicios consolidados. Los productos sustitutos constituyen una clara amenaza cuando su precio es más bajo que los ya existentes y los clientes son poco fieles. Para combatir esta amenaza las empresas pueden intentar reducir sus precios, aumentar la inversión en publicidad o los canales de distribución.
  3. Rivalidad entre los competidores. Esta última fuerza es considerada la más importante, pues es clave en la definición del sector y en las oportunidades de éxito que tenga una compañía. La rivalidad entre empresas que compiten en un mismo sector y que ofrecen el mismo tipo de producto o servicio es mayor cuando hay poca demanda o ésta empieza a descender, cuando la diferenciación entre los productos o servicios es escasa, cuando los costos fijos son muy elevados o cuando hay un gran número de competidores.

Una rivalidad demasiado grande podría derivar en la dificultad real para subsistir de las empresas que son más débiles. Por ello, analizar la rivalidad existente entre los competidores, es el paso más importante a la hora de definir una estrategia exitosa con la que poder vencer a la competencia y lograr un negocio que funcione y que pueda mantenerse en el tiempo.

Es por eso por lo que el análisis de Michael Porter sigue estando en activo y resulta fundamental para todo aquel que esté interesado en un negocio, porque su alto grado de efectividad no ha sido superado aún por ningún otro estudio y continúa siendo un camino eficiente para el éxito y la productividad de cualquier empresa que se precie.