Cómo defender el precio de nuestros servicios

Todo cuenta en nuestro negocio, sobre todo que tengamos bajo control los gastos y los ingresos. Hoy hablaremos indirectamente de estos últimos, en concreto vamos a tratar el precio de nuestros servicios y productos. Es importante que valoremos de forma correcta lo que estamos vendiendo, con independencia de lo que se trate. Es necesario que tengamos claro cuánto vale cada objeto y servicio que le ofrecemos a nuestros clientes potenciales. Por pedir, podemos pedir lo que queramos, pero si no calculamos todos los gastos que lleva asociados podemos caer en el error de cobrar poco, perdiendo así dinero.

Busca el precio justo

gastosUn ejemplo claro lo tenemos con los restaurantes. Parece sencillo decir que el plato de arroz con pollo que aparece en el menú vale 10 euros, pero, ¿por qué tiene ese precio?, y lo más importante, ¿ese precio es correcto? Para la primera pregunta la respuesta es bien sencilla: por qué consideramos que así conseguiremos más clientes. En el caso de la segunda la respuesta es mucho más compleja. Para ello es necesario que cojamos lápiz y bolígrafo y calculemos los gastos ocultos de este plato.

Empezaremos con lo obvio, saber qué cantidad de dinero destinamos al material en cada ración, en concreto cuanto nos vale el pollo, el arroz y las diversas especias que usaremos. A todo esto hay que añadirle cuanto nos cuesta el cocinero, el camarero y el consumo de electricidad o gas para llevarlo a cabo. Puede parecer complicado, pero en cuanto llevemos unos platos calculados todo se hará mucho más fácil. Por último hay que añadirle un mínimo de un 30 % como márgenes de beneficios. Así tendremos mucho más claro que los precios ni deben ni pueden ponerse al azar.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *